• Iris P.

SOLO CRISTO PUEDE LLENAR TU ALMA VACÍA



¿Has sentido alguna vez la soledad, porque estás completamente solo? Déjame decirte, que hay personas que sienten la soledad aun estando acompañados. Y esa soledad no hay con qué llenarla, porque es la soledad del alma.


La persona se siente vacía por dentro y aunque sienta la presencia de personas amadas a su alrededor, no les interesas, pues te miran, pero no te ven, no les importa si tienes algo para decirles, te escuchan superficialmente. ¿Pero sabes por qué pasa eso? Porque en el fondo ellos tampoco te interesan, ni te interesa lo que te dicen, pues no llenan tu alma y por eso sientes ese vacío, uno que no puedes llenarlo por ti mismo.


Debido a esta soledad muchas personas llegan hasta el suicidio; por la desesperación de no lograr terminar con ese vacío. Prueban de todo con tal de llenar ese vacío: dinero, alcohol, drogas, los deleites de esta vida, sexo, etc. Nada de eso te puede llenar. Aunque déjame decirte algo, ni siquiera la muerte te dará el descanso que necesita tu pobre alma; porque solo Cristo puede llenar tu alma, solo Él te puede dar la paz que tanto anhelas, esa paz que ninguna cosa de este mundo te puede dar. Por eso es que el Señor Jesús dijo:

Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. (Mateo 11.28 NTV)

Mira lo que dijo el sabio rey Salomón dijo: “Me propuse divertirme y probar los placeres y todo lo que es darse la gran vida” (Eclesiastés 2.1). Y, siguió diciendo:

No me privé de nada que deseara, ni me negué a ningún placer. Siempre conseguí lo que deseaba, porque me sentía feliz con todo lo que hacía. Pero, cuando consideré todo lo que había logrado me di cuenta de que nada tenía sentido, que era como agarrar el viento y que uno no gana nada con lo que hace bajo el sol. Eso me hizo odiar la vida, me dio mucha tristeza pensar que lo que pasa debajo del sol no tiene mucho sentido. Así que me deprimí mucho. Esto está muy mal, no tiene sentido. Ni siquiera de noche descansa la mente. Eso tampoco tienen mucho sentido. (Eclesiastés 2.10-11,17-18 y 23).

Salomón se sentía vacío, porque dejó de ver a Dios y se enfocó en llenarse de las cosas de esta vida. Sin embargo, luego de aquel razonar volvió en sí y dijo:

Aprendí que todo lo que Dios hace dura para siempre. Los seres humanos no le pueden agregar ni quitar nada al trabajo de Dios, pues lo hizo así para que la gente lo respete. Lo que sucede ahora, ya había sucedido y lo que va a suceder, ya sucedió. Dios se encargará de lo que está más allá de la comprensión de los seres humanos. (Eclesiastés 2.14-15)

Solo una vida entregada en las manos de Dios, llena el vacío del alma. Dijo Jesús:

Les dejo la paz, mi paz se la doy. Una paz que no es la que el mundo da. No vivan angustiados ni tengan miedo. (Juan 14.27)

Ven a Cristo, él te espera con los brazos abiertos.


90 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram