• Alexis Sazo

Los efectos de la Palabra de Dios



Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta. (Hebreos 4:12–13)


Una conocida revista formuló la siguiente pregunta: «¿Qué significado tiene la Biblia en su vida?». De la cantidad de opiniones quiero reproducir las dos más notables:


Una decía: «Siempre vuelvo a experimentar hasta qué punto ella me habla directamente, me sacude, me exhorta, me consuela, me asombra, me conmueve e interpela mi conciencia».


La otra respuesta decía: «En la Biblia encontré la palabra arrepentimiento. Este término, por lo general, significa la confesión de la culpa. Pero arrepentimiento también significa “pensar de otra manera”. Esto es lo que las Escrituras requieren de nosotros: que cambiemos nuestros pensamientos, esfuerzos y afanes». Esta última definición nos permite comprender los numerosos versículos que dicen que Dios en su misericordia prometía arrepentirse del castigo que iba a impartir, con tal de que se volvieran de sus malos caminos; como por ejemplo:


Quizá oigan, y se vuelvan cada uno de su mal camino, y me arrepentiré yo del mal que pienso hacerles por la maldad de sus obras. (Jeremías 26:3)


A través de estas dos respuestas podemos ver una simple muestra del poder que tiene la Palabra de Dios. Además, esto nos deja ver la gran diferencia que existe con los escritos del hombre. Porque con el transcurso del tiempo los libros humanos pierden su actualidad y la posibilidad de despertar interés. En cambio, ocurre precisamente lo opuesto con la Biblia, el libro de Dios no solo se mantiene vigente, sino que cambia vidas aún hoy.


Es «viva y eficaz»; es como «fuego» que prueba lo oculto del corazón humano; es como «martillo» que quiebra los corazones duros por el pecado; es como «agua» que limpia todo ser; y asimismo es como un «espejo» que nos revela la verdad para quien se mira en ella. Los efectos de la Palabra de Dios trascienden el tiempo.


39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram