• Alexis Sazo

Amor exclusivo



El diccionario de la RAE define exclusivo como:


1. adj. Que excluye o tiene fuerza y virtud para excluir.

2. adj. Único, solo, excluyendo a cualquier otro.

3. f. Privilegio o derecho en virtud del cual una persona o corporación puede hacer algo prohibido a las demás.


El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. (1 Corintios 13.4-8 RVR60)


Sabemos a través del Apóstol Juan que Dios es amor (1 Juan 4:8). Mientras que Pablo nos habla del sacrificio de amor que hizo el Señor Jesús en Filipenses:


Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. (Filipenses 2.5-8 RVR60)


Entonces, ¿el amor de Dios es inclusivo o exclusivo? Se preguntarán porqué pregunto algo «tan descabellado», pues porque hoy en día los cristianos nos dedicamos a reunirse entre nosotros; a contactarnos únicamente entre nosotros mismos; a hacernos cada día más puros y aceptos a los ojos Dios alejándonos cada día más de la mundanalidad de este mundo y sus vicios. Alguien dirá ¿y qué tiene eso de malo? Todo, si es que olvidamos el mandamiento prioritario del Señor: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15 RVR60).


Mis hermanos, no podemos ser excluyentes y exclusivos; sino que tenemos que ser como el Señor Jesús, quien lo dejó todo para venir a rescatar a sus criaturas caídas. Y nosotros, ¿qué estamos haciendo para atraer personas a los pies de Cristo? ¿Le hablamos de Dios a nuestros compañeros de estudio o trabajo? ¿Hablamos de Cristo con nuestros vecinos? ¿Saben siquiera que somos cristianos?


Hermanos, mostremos el amor de Cristo, el cual es inclusivo y no exclusivo. No le demos la espalda a un pecador perdido porque no queremos «debatir» con ellos acerca de sus creencias. No podemos sentirnos bien como creyentes en Cristo sin predicar su Palabra preciosa a toda criatura; dando ejemplo, además, con nuestras vidas y mostrando a Cristo a través de toda nuestra vida desde nuestro actuar hasta nuestro hablar.


El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. (1 Juan 4.8 RVR60)


38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram