top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Defensa de nuestra esperanza



Sino, santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros. (1 Pedro 3:15)


Fritz sintió cada golpe en la cabeza y oró a Dios por fuerza. Los atacantes musulmanes lo rodearon y se turnaron para golpearlo en la cara. Uno de los atacantes musulmanes blandió un cuchillo grande pensando que esto los libraría del pastor cristiano. La primera vez que la afilada arma penetró en el cuerpo Fritz, todo lo que podía hacer era gritar: «¡Jesús!» Fue apuñalado repetidamente. Y cada vez, gritaba, «¡Jesús!», los atacantes se sentían más frustrados con el pastor que simplemente se negaba a morir.


Los musulmanes radicales procedieron a sacar las bancas y el púlpito de la iglesia y le prendieron fuego. Dos de los musulmanes agarraron a Fritz y lo arrojaron en aquella pira. Luego de esto, satisfechos con su ataque, huyeron. Fritz no recuerda mucho después de eso, pero él sabe una cosa: ¡Ni un solo cabello de su cabeza estaba chamuscado! Poco después del ataque, Fritz fue llevado al hospital más grande de esa zona de Indonesia, pero se negaron a darle tratamiento médico cuando supieron que era cristiano. Por lo que fue llevado a otro hospital, pero su médico de cabecera dijo que si sobrevivía a aquella noche, quedaría con daño cerebral permanente.


Gracias al poder de Dios, y después de una larga recuperación, Fritz continúa predicando a Cristo, de nuevo, en una nueva iglesia. Para su asombro, uno de los musulmanes que lo atacó comenzó a buscarlo, solo para hacerle una sola pregunta: «¿Quién es este Jesús?»


¿A quién no le gusta ser considerado como un «experto»? Puede ser en mecánica, matemáticas, herramientas, carpintería, arte, colección de sellos, deportes, etc. todo el mundo puede ser considerado como un experto en al menos un área. Nos encanta que nos hagan preguntas sobre un tema con el que estamos muy familiarizados. Sin embargo, si alguien nos preguntara: «¿Quién es este Jesús?» ¿Estaríamos tan preparados como un «experto»? 


Mis hermanos, no todo cristiano, es un evangelista, per se, pero cada cristiano puede evangelizar compartiendo el plan de salvación cuando se le presenta la oportunidad. Si un amigo no creyente nos hace esa pregunta, ¿cómo responderíamos? 

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page