• Alexis Sazo

Noticias desde la tumba



Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. (1 Corintios 15:3–4)


¿Cuál es el fundamento de nuestra fe cristiana? ¡Una tumba vacía! Sí, la piedra angular del evangelio es esa tumba que no tenía cadáver en aquella mañana de día domingo. La resurrección del Señor Jesús es nuestra esperanza, tal como explica el apóstol Pablo en su carta a los corintios:


Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. (1 Corintios 15:16–19)


El escéptico francés Joseph–Ernst Renan, habló sin darse cuenta de la verdad de la resurrección cuando dijo: «El cristianismo vive de la fragancia de un jarrón vacío». Pero para expresar la verdad con mayor precisión, el cristianismo vive de la gracia salvadora del Hijo de Dios resucitado. Él ciertamente resucitó, «venciendo así a la muerte y al que tenía el imperio de la muerte, esto es al diablo» (Hebreos 2:14), dejando vacío aquella tumba donde fue sepultado.


Estas son las buenas nuevas que se han estado proclamando desde hace casi dos mil años. Las tumbas, por lo general, nos evocan sentimientos de tristeza, ya que pensar en la muerte significa pérdida y separación de los seres amados. Sin embargo, las buenas noticias son que Cristo Jesús venció a la muerte, pues sus manos perforadas en la cruz nos abrieron la puerta a la vida eterna.


¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 15:55–57)


Nunca perdamos de vista esta buena noticia, mis hermanos; porque así como Cristo se levantó de entre los muertos al tercer día, nosotros también nos levantaremos un día, pues tal como dicen los versículos de más arriba, el Señor nos dio la victoria sobre la tumba y la muerte.


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram