• Alexis Sazo

No es por control remoto




… y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28:20)


Hace años, la televisión no tenía controles remotos. Para prenderla, apagarla, cambiar los canales o ajustar el volumen, había que pararse del asiento, acercarse al aparato, e interactuar personalmente. Hoy, por medio de los controles remotos, nuestro asiento favorito es como un trono distante desde el cual podemos hacer que la TV nos obedezca.


Algunas personas piensan que Jesús está sentado en su trono celestial dirigiendo a sus siervos terrenales desde lejos a modo de control remoto. Sin embargo, antes de ascender a los cielos, dijo a sus discípulos: «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra» (Mateo 28:18). Después de comisionarlos a que fueran e hicieran discípulos de todas las naciones, les aseguró: «yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:20). Un erudito británico lo expresa de la siguiente manera: «Él acompaña a sus agentes. No les da energía usando un control remoto; sino que está presente con ellos por medio de su Espíritu Santo. Ellos trabajan para Él, pero al mismo tiempo Él trabaja para ellos».


¡Alabado sea el Señor, el salvador no solo está entronado en el cielo, sino que por medio del Espíritu de Dios que mora en los creyentes, también está obrando activamente en la tierra por medio de sus hijos obedientes! Cuando le sirvamos el día hoy, tal vez en una situación difícil, recordemos: No nos está dirigiendo por control remoto. Está obrando en este mundo necesitado a través de usted mediante el Espíritu Santo.


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram