• Alexis Sazo

La importancia de la doctrina



Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor… Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia. (Efesios 5:21–25)

«Necesito cosas simples y concretas. La doctrina no es para mí…», dicen algunos. Sin embargo, una exposición torpe de la Palabra de Dios puede suscitar errores doctrinales severos. Los pensamientos profundos de Dios requieren un esfuerzo para ser comprendidos (2 Pedro 3:16); no obstante, nuestro Dios desea ser conocido por nosotros: «Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón» (Jeremías 24:7).

Separar la doctrina cristiana de las instrucciones prácticas para la vida del creyente, como ya dije, puede conducir a una enseñanza arbitraria, errónea y sectaria. No comprender el sentido profundo de la Palabra de Dios puede llevar a contradecirla o a sacar de ella solo los textos que nos convienen, creando doctrinas falsas que desvían a quienes su fe no está bien cimentada. La doctrina es necesaria para todo creyente, porque nos hace entrar en los pensamientos de Dios. Ella da a las instrucciones para la vida diaria su significado profundo, su alcance y su razón de ser.

Por ejemplo, el apóstol Pablo presentó el matrimonio como una imagen de la relación que une a Jesucristo con su Iglesia, compuesta por todos sus redimidos (ver Efesios 5:21–33). De ahí emanan, naturalmente, exhortaciones para los creyentes a estar sumisos a Cristo, igualmente que la mujer se someta a su marido, y que el marido ame a su mujer como Cristo amó a la iglesia. ¿Esto es abstracto? No, al amar a su esposa con ternura, el marido ilustra el amor de Jesucristo por su Iglesia. Por su parte, una esposa, mostrando sumisión a su esposo, representa a la Iglesia que se somete al Señorío de su Esposo celestial, es decir, a Cristo. Lo contrario es una triste negación de los pensamientos de Dios con respecto al matrimonio. Así, en la medida en que el esposo y la esposa conozcan el verdadero sentido del matrimonio ante los ojos de Dios, podrán vivirlo con felicidad.


Este es uno de los incontables ejemplos encontrados en la Biblia de lo que la doctrina hace por nuestras vidas. De la importancia de contar con una buena doctrina bíblica.


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram