top of page
  • Alexis Sazo

Búsqueda de palabras



La sabiduría clama en las calles, alza su voz en las plazas; clama en los principales lugares de reunión; en las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones. (Proverbios 1:20–21)


A Emily, le encantaban los crucigramas del periódico. Su novio Bill quería proponerle matrimonio de una manera muy particular. De modo que buscó la ayuda de Will Short, creador de crucigramas. El día señalado, Bill llevó a Emily a desayunar. Él se puso a leer la sección deportiva mientras ella empezó a llenar su crucigrama. Al poco tiempo empezó a notar unas increíbles «coincidencias». —Bill —dijo ella, —mi nombre aparece aquí. Al rato dijo: —¡Tu nombre también está aquí! Luego surgieron frases como «una proposición modesta» y «¿quieres casarte conmigo?». Emily miró asombrada a Bill y le dijo que sí.


La Palabra de Dios podría parecernos un crucigrama. Muchas veces nos cuesta estudiarla y entenderla; y cuando lo hacemos esperamos encontrar sabiduría para las interrogantes de la vida. El Espíritu Santo, a través del rey Salmón, nos hace ver que la sabiduría vale la pena buscarla y adquirirla, pues dice:


Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. (Proverbios 3:13–15)


En la Biblia Dios nos habla a nosotros, y también habla de nosotros en ella. El estudio bíblico que se hace con constancia, en oración, con corazón dispuesto y humilde, buscando escuchar la voz de Dios, no solo para conocer de su sabiduría, sino para conocerlo a Él, nos dará grandes recompensar espirituales y personales. La pregunta es: ¿Nosotros buscamos aquellas hermosas palabras que Dios tiene para nosotros en su libro?


Mis hermanos, apartemos tiempo para no solo leerla, sino también para estudiarla, pasar tiempo a solas con Dios, y para deleitarnos en ella, ya que de esta forma podremos conocer más a nuestro Dios y así adquirir mayor sabiduría.


La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. (Colosenses 3:16)


49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page