• Alexis Sazo

Una palabra borrada del vocabulario



Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre. (Marcos 7:21–23)


Existe una palabra que si bien existe en muchos idiomas, difícilmente se menciona, es la palabra es «pecado». Para millones de personas el pecado perdió completamente su sentido y fuerza. Nos dirá que esa noción de pecado fue inventada por el clero para asustar a la gente. Mientras que otros reservan la palabra pecado para designar lo que al parecer es escandaloso o que nos hace merecedores de ir a la cárcel.


Pero hace cerca de dos mil años, Dios inspiró al apóstol Pablo para describir nuestra época de una manera sorprendentemente realista:


También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. (2 Timoteo 3:1–5)


Es un trágico inventario de toda la maldad que abarca el término «pecado», y tal como dicen los versículos del encabezado, provienen del corazón del ser humano.


En la India, por ejemplo, se pueden ver multitudes exclamando a las orillas del río Ganges: «¡Oh, santo Ganges, lávanos de nuestros pecados!». Pero la Palabra de Dios es clara, pues dice:


Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá aún delante de mí, dijo Jehová el Señor. (Jeremías 2:22)


En otros lugares las personas ofrecen sacrificios para reconciliarse con los dioses. Esto es porque en todos aquellos seres humanos ligados a la idolatría, subsiste el sentimiento de pecado. Pero en los países de origen cristiano, hay quienes ignoran (o tratan de hacerlo) su pecado de manera intencional. Sin embargo, llegará el día en que cada uno tendrá que rendir cuentas a Dios. ¡Crea en la obra de salvación de Cristo en la cruz para que sus pecados puedan ser borrados!


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram