• Iris P.

UNA ORACIÓN DE FE




¡Oh si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo y me libraras del mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió. (1 Crónicas 4.10 RVR60)

En 1 Crónicas encontramos este pequeño relato acerca de Jabes. Se nos dice en el versículo 9 acerca de su nacimiento y el por qué de su nombre. Pero en el versículo 10 vemos que este Jabes le pide a Dios que le bendiga, quizás lo haya hecho pidiendo la bendición que Dios le había prometido a los descendientes de Abraham; pues nos dice su Palabra:


En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. (Génesis 22.18 RVR60)

En su oración no solo le pidió bendición a Dios, sino que también le pidió protección. Y vemos que esta oración fue contestada. Pero, ¿por qué respondió luego el Señor? Porque este hombre le honró teniendo la convicción de que Dios es fiel a sus promesas y poderoso en cumplirlas.


Jabes, sabía bien que a Dios le agrada que sus criaturas le pidan creyendo en sus promesas, haciéndolo con la fe y la confianza de que serán recibidas, pero claro, siempre y cuando lo que estamos pidiendo no es para nuestros propios deleites como dice en Santiago:


Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. (Santiago 4.3 RVR60)

Pero a Dios le gusta que confiemos en él y en sus promesas, porque Él no es un mentiroso como nosotros los humanos, todo lo contrario, Él es la verdad (Juan 14.6). Él mismo nos dice que no miente:


Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? (Números 23.19 RVR60)

Hermanos, ¿cómo son nuestras oraciones? Porque recordemos que el Señor Jesús nos dijo: Y todo lo que pidieres en oración creyendo, lo recibiréis (Mateo 21.22 RVR60).

Fe es todo lo que se necesita para obtener una respuesta de parte del Altísimo, solo basta con creerle a Él. Porque bien nos dice su Palabra:


Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda, es como la onda del mar, que es llevada por el viento. (Santiago 1.6 RVR60)

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Edificados en Cristo

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Cristian Vidal

  • Instagram

© 2021 Edificados en Cristo. Todos los derechos reservados.