• Alexis Sazo

Una generación perezosa


El perezoso mete su mano en el plato, y ni aun a su boca la llevará. Mete el perezoso su mano en el plato; se cansa de llevarla a su boca. (Proverbios 19.24; 26.15)

Si miramos cómo nos comportamos como cristianos, hoy en día, nos podremos dar cuenta que nos hemos vuelto un pueblo cómodo. Por ejemplo, si usted le pregunta a los hermanos de su congregación cuántos leen la Biblia todos los días, meditan en ella o la estudian periódicamente ¿cuántos cree que le responderán afirmativamente?


En datos que obtuve de USA en internet, en relación con la pregunta de arriba, les puedo decir lo siguiente:


En un estudio que incluía a más de mil pastores encuestados; el 72% dijo que solo estudiaba la Biblia cuando tenía preparar un sermón y solo el 38% leía la Biblia de manera personal cada día.


Ahora, en un estudio que abarcó aproximadamente 2.500 cristianos protestantes; solo el 32% de los estadounidenses que asiste regularmente a la iglesia dice leer la Biblia personalmente cada día. Un 27% dice que la lee unas pocas veces a la semana. El 12% dice leerla una vez a la semana. Un 11% una vez al mes y el 12% restante admite que lee la Biblia rara vez o nunca.


Si bien el apóstol Pablo le dijo a Timoteo lo siguiente:


Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza. (1 Timoteo 4.13 LBLA)

Se puede hacer extensible a todos nosotros, porque el Señor también dijo: Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. (Juan 5.39)


En estos días, vemos también que han proliferado las Biblias de estudio. Alguien se preguntará ¿y eso qué tiene de malo? En sí, nada; pero este tipo de Biblias fue pensada para aquellos hermanos misioneros que no podían andar cargando muchos libros con ellos mientras estaban en terreno.


Entonces, ¿cúal es el problema con las Biblias de estudio? Que la gran mayoría de los cristianos en vez de estudiar las escrituras (si es que la estudian), lo único que hacen es leer los comentarios al pie de página y no estudian verdaderamente el texto bíblico. Además, se quedan con lo que el hermano o hermanos que confeccionaron esa Biblia dicen; por así decirlo, quieren que les den la información "masticada".


Mis hermanos, estamos en tiempos peligrosos (2 Timoteo 3.1) y necesitamos estar bien alimentados, espiritualmente hablando; debemos comer del maná que encontramos en las escrituras, para así no ser ir tras nuestro pecado, ni ser arrastrados por la corriente de este mundo.


Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. (Hebreos 6.11–12)

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Edificados en Cristo

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Cristian Vidal

  • Instagram

© 2021 Edificados en Cristo. Todos los derechos reservados.