• Alexis Sazo

Un Dios que perdona



No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste. (Nehemías 9:17)


Cierta vez, un joven le reprochó a un creyente anciano y experimentado lo siguiente: «¿Por qué considera usted el cristianismo como la verdad absoluta? Creo que a Dios no le importa que los que le honren sean musulmanes, budistas o cristianos». El cristiano le repuso: —El profeta Miqueas respondió a su pregunta hace unos 3000 años: «¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados» (Miqueas 7:18–19).


Y luego agregó: —Sepa, joven, que solo en la Palabra de Dios se promete el perdón de los pecados. La Biblia dice que Jesucristo nos amó y nos limpió de nuestros pecados con su sangre. Si usted no necesita que sus pecados sean perdonados, entonces hágase musulmán, budista o cualquier otra cosa. Por otro lado, quisiera aconsejarle… El creyente no pudo terminar la frase, porque aquel joven, repentinamente se alejó de él lo más pronto posible.


Lo cierto es que nadie debería actuar así y dejar pasar la oportunidad de tomar la mejor decisión de su vida. Empiece a hablar al Señor Jesús en oración, pues Él lo escuchará, porque bien dice su Palabra:


Al que a mí viene, no le echo fuera. (Juan 6:37b)


Él está dispuesto a perdonar todos sus pecados y a darle gratuitamente la salvación de su alma. Para esto vino Cristo:


Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones. (Lucas 24:46–47)


Acérquese hoy a Jesús, pues Él está dispuesto a perdonar todos sus pecados, porque es un Dios que perdona.


58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram