• Alexis Sazo

Un corazón liberado



Y andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos. (Salmos 119:45)


Los libros considerados como los «Best seller» reflejan con precisión cuáles son los temas importantes para las personas; por lo tanto, la libertad tiene una posición importante. Digo esto, porque si miramos una lista de los libros más vendidos podremos ver que la gran mayoría tocan temas que hablan de liberarse de alguna cosa, por ejemplo: en las finanzas, la salud, el trabajo, las actitudes y las relaciones. Los editores saben que en nuestra búsqueda implacable de una vida satisfactoria, los problemas emocionales están pasados de moda y la libertad personal, muy de moda.


Entonces, no es sorpresa que la Biblia sea uno de los libros más vendidos de la historia de la humanidad y que haya permanecido en aquella posición por tanto tiempo; esto es porque nos habla de cómo vivir con libertad. El Señor Jesús dijo: «Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres» (Juan 8:36). Es que solo las Escrituras nos ofrecen la única la verdad que nos ha de hacer libres; la verdadera libertad se halla cuando obedecemos al Dios todopoderoso y no cuando vivimos conforme a nuestros propios deseos.


En el versículo del encabezado, vemos como el salmista dice: «Y andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos». Él celebraba la Palabra de Dios por ser la clave de la verdadera libertad. Es en los mandamientos de Dios que encontramos la guía y la fortaleza para movernos con libertad en la vida. Porque recordemos que el Señor nos dijo: «De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado» (Juan 8:34).


El primer paso para poder ser verdaderamente libres, es acercarnos a Dios para recibir su perdón y salvación gratuita. Y lo segundo es obedecer su Palabra santa; porque si queremos ser libres hoy debemos obedecerla y permitir que ella libere nuestros corazones.


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram