• Iris P.

Todos hemos de morir



Nadie puede vivir para siempre; todos morirán. Nadie puede escapar del poder de la tumba. (Salmos 89.48 NTV)


¿Te has puesto a pensar que un día vas a morir? Sí, morir, todos los que hemos nacido en este mundo, un día lo tendremos que dejar, pues la muerte nos llega a todos y no importa la edad que tengas, ni en el lugar en que te encuentres. Morir es algo inevitable.


La muerte no respeta nada ni a nadie, no le importa tu estado social, ni tu edad. Podemos decir que ella es imprudente, porque entra a cualquier lugar u hogar sin pedir permiso. Dice la Palabra de Dios:


Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio. (Hebreos 9.27 LBLA)


Por eso es tan necesario que tomes en cuenta que la vida que tenemos no nos pertenece verdaderamente, sino que es prestada. Porque como ya dije, acá en este mundo todo tiene un fin. Pero te pregunto: ¿de qué vale ser alguien importante en esta vida si vas a morir? ¿Acaso las riquezas, tu posición social, tus éxitos en la vida podrán impedir que mueras un día?


El Señor Jesús relató una parábola sobre un hombre rico y como sus campos habían dado frutos en abundancia, razón por la cual no tenía dónde almacenar todas sus cosechas. Entonces, comenzó a hacer planes en su cabeza, de como haría sus graneros mucho más grande y de como se retiraría a descansar, «pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?» (Lucas 12.20–21 RVR60).


Conforme a la Palabra de Dios, no debemos preocuparnos de esta vida, me refiero a que no debemos centrarnos únicamente en esta vida, sino que debemos preocuparnos y prepararnos para cuando el día de nuestra muerte llegue. No hablo de comprar un lugar en el cementerio o dejar herencia para la familia, sino que hablo del alma.


Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. (Jeremías 6.16 RVR60)


¿Te gustaría estar en paz con Dios? Bueno, deja por unos momentos tu rutina diaria, vuélvete a Él y confiesa tus pecados. Te aseguro que Dios es amplio en perdonar, pues su Hijo Jesucristo pagó por tus pecados. El mismo Jesús dijo: «Al que a mí viene no le echo fuera» (Juan 6.37 RVR60).


¡No tardes! Porque queda muy poco antes de que el Señor Jesús regrese a este mundo; pero esta vez no vendrá como la primera vez, no, esta vez vendrá a juzgar al mundo. Y si no te has preparado para el día de tu muerte, tu destino eterno será el lago de fuego, un lugar en donde pasarás por toda la eternidad, pues allí ya nadie muere. Sin embargo, si vas a Cristo en este día, hay perdón para ti, y mejor aún, hay salvación para tu alma. Si crees en Jesús como tu salvador vivirás eternamente en su reino, un lugar de gozo y paz para siempre.


60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram