top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Todo cuenta



Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa. (Mateo 10:42)


A veces, sentimos que las cosas que hacemos en la iglesia local no le importa a nadie. Esto es común que suceda cuando hacemos labores para el Señor que no son visibles o aparentemente no importantes, tales como el aseo del lugar de reunión.


En Hechos 6, se nos cuenta cómo en la iglesia primitiva hubo un problema con la distribución diaria de alimentos entre las viudas judías y las de origen griego. Los apóstoles les propusieron a los hermanos que ellos eligieran siete varones de buen testimonio, llenos de sabiduría y del Espíritu Santo (Hechos 6:1–3). Luego el texto no dice lo siguiente: «Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos» (Hechos 6:5–6).


De los dos primeros de la lista, el Espíritu Santo nos da más detalles, puesto que parte del capítulo 6 y todo el 7, se nos habla de Esteban. Mientras que en el 8 se nos dan más detalles de Felipe y la obra que hizo. Sin embargo, de los restantes cinco, no sabemos nada o casi nada.


Este puede ser su caso y el mío, es decir, cristianos que trabajaron con ahínco para su Señor, pero que pasan a la historia sin pena ni gloria. No obstante, esto no nos debe desanimar, porque el Señor tiene en cuenta todo lo que hacemos para Él, así lo dice en el versículo del encabezado. Además, en Mateo 25:40, el Señor dijo: «Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis». Por tanto, todo lo que hacemos para Dios, Él lo tiene registrado y nos dará un galardón por ello.


Por eso, hermanos, no nos desanimemos si la obra que hacemos para el Señor parece ser poca a los ojos de los hombres, ya que a los ojos de Dios, algo hecho para su gloria, aunque sea darle un vaso de agua a un hermano, es importante y tendrá su recompensa. Así que no olvidemos que todo cuenta delante de Dios.


54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page