top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Teología de la palangana



Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. (Lucas 22:27)


Bruce Thielemann, pastor de la Primera Iglesia Presbiteriana de Pittsburgh, contó de una conversación con un miembro de la congregación que le dijo:

—Ustedes, los predicadores, hablan mucho de «hagan a otros», pero cuando se reduce a su expresión mínima, todo se reduce a la teología de la palangana.

—Thielemann preguntó: ¿Teología de palangana? ¿Qué es eso?

—El laico respondió: ¿Recuerda lo que Pilato hizo cuando tuvo la oportunidad de dejar libre a Jesús? Pidió una palangana y se lavó las manos. Pero Jesús, la noche antes de su muerte, buscó una palangana y procedió a lavar los pies de los discípulos.


A veces se nos olvida que como creyentes fuimos llamados a servir, primeramente a Dios, y en segundo lugar a nuestros hermanos, así lo expresaba el apóstol Pablo: «[…] sino servíos por amor los unos a los otros» (Gálatas 5:13). En el sistema mundano, el servicio se reduce a un negocio, a una transacción comercial, ya que quien sirve, lo hace por dinero. Sin embargo, los creyentes, debemos servir a nuestros hermanos (y también a nuestro prójimo) como sirviendo a Cristo, siguiendo el ejemplo que nos dejó, pues dijo:


Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mateo 20:26–28)


Nuestro Señor fue el siervo perfecto, humilde, obediente, haciendo todo por y con amor, dándose hasta la muerte por amor de aquellos a quienes vino a servir, ¡siendo Él el Dios creador Todopoderoso! El apóstol Pedro dijo que Cristo nos dejó ejemplo: «para que sigáis sus pisadas» (1 Pedro 2:21). Y la pregunta es: ¿estamos sirviendo a Dios y a nuestros hermanos? ¿O somos de los que vivimos para servirnos a nosotros mismos y a nuestros intereses?


Porque, finalmente, todo se reduce a teología de palangana, o nos lavamos las manos y nos desligamos para que lo haga otro, o somos de los que nos humillamos a lavar los pies de otros. ¿Cuál de las dos vamos a usar?


57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page