top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Temperamentos bajo control



El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad. (Proverbios 14:29)


Cuando un jefe de entrenadores de un equipo de béisbol se jubiló, un cronista deportivo destacó unas estadísticas increíbles. Ganó un total de 1.466 juegos, 22 campeonatos y dos títulos nacionales. Pero lo más asombroso, es que a este entrenador jamás lo expulsaron de un juego. Un antiguo jugador describió a este entrenador como «una leyenda, un jugador, pero sobre todo, un caballero, tanto dentro como fuera del campo de juego».


¿Se podría decir lo mismo de nosotros, en el «juego de la vida»? ¿Es así nuestra conducta? Me refiero a que en medio de las presiones y confrontaciones diarias. ¿Cómo reaccionamos con las personas en casa, en el trabajo e incluso en la carretera? ¿Son nuestras palabras y acciones consecuentes con nuestra profesión de fe en Cristo?


Cuando miramos en las Escrituras, podemos ver que Dios le da mucho valor al dominio propio. En proverbios 16:32, dice: «Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad». A los ojos de nuestro Dios, una persona paciente, mansa, recibe más reconocimiento que un poderoso guerrero. Entonces, podríamos decir que un cristiano que tiene su carácter bajo control tiene más mérito que un gran conquistador.


En Gálatas 5:22–23, se mencionan las nueve manifestaciones del fruto del Espíritu Santo, y podemos ver que son varias las manifestaciones que apuntan al control del carácter: «Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley». Y no olvidemos el mandamiento del Señor: «aprended de mí que soy manso y humilde de corazón» (Mateo 11:29).


Si pedimos que a Dios que nos enseñe a ser mansos, pacientes y tener dominio propio con el fin de honrarle, tengamos certeza de que lo hará, puesto que esto nos hará parecernos un poco más a nuestro Señor y Salvador, Jesús.




57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page