top of page

Servir al Señor (1)



Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. (Juan 12:26)


Hermanos, ¡qué privilegio es servir al Señor! ¡Qué honor es poder servir al Rey de reyes y Señor de señores! (Apocalipsis 19:16). Jesucristo, aquel a quien deseamos seguir, es nuestro ejemplo perfecto y fue siervo en la tierra, Él mismo dijo que «no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos» (Mateo 20:28).


La siguiente pregunta la encontramos en el libro de Ester: «¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el rey?» (Ester 6:6). En la tierra un rey solo puede dar recompensas temporales, de un valor limitado, sin embargo, en el cielo, Dios el Padre dará coronas incorruptibles, eternas (1 Corintios 9:25). Y en la vida cotidiana, para el siervo del Señor, ¡qué felicidad tener la aprobación de Dios!

Numerosos textos de la Biblia nos animan a servir al Señor con humildad, pero también con valentía, pero tal como le dijo el apóstol Pablo a los corintios:«Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano»(1 Corintios 15:58); nosotros también debemos servir a nuestro Señor constantemente, porque un día cosecharemos lo que hemos sembrado.


54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page