top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

¡Sí, es una buena noticia!



Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. (1 Tesalonicenses 5:9–10)


La Biblia nos habla de Dios como el Creador (Isaías 42:5), el cual es justo (Salmos 7:11), santo (1 Pedro 1:16), rico en misericordia y con un gran amor por sus criaturas (Efesios 2:4–5), que además nos mira de lo alto (Proverbios 15:3) y se compadece de nosotros (Salmos 103:13), a pesar de conocer nuestros corazones, los cuales son engañosos y perversos (Jeremías 17:9–10); aun así, nos muestra su misericordia y no nos destruye (Lamentaciones 3:22–23).


Es debido nuestro corazón pecador que la Biblia Dios nos dice que todos los hombres nos hemos alejado de Dios y nos hemos entregado a las inclinaciones pecaminosas de ellos. ¡Qué terrible realidad! Y aún más, estamos expuestos a una trágica consecuencia, porque si morimos sin Cristo, después de la muerte, tendremos que presentarnos ante el gran Juez de toda la tierra (Génesis 18:25), cuya justicia es absoluta, pues no da por inocente al culpable (Nahúm 1:3). La ira de Dios cae sobre todos los que se hayan negado a creer en su Hijo Jesucristo, recibiendo un castigo eterno y definitivo.


Entonces, considerando lo que dice la Biblia, ¿cuál será nuestra actitud? ¿Arriesgarnos a no creer lo que ella dice y, al final de nuestra vida, encontrar a Dios como justo Juez? ¿O creer lo que ella dice, creer en Cristo como el Salvador personal y de esta forma ser librados de tan horrendo destino? El mensaje de Dios no se limita a anunciar únicamente el juicio que cae sobre los impíos, sino que revela una buena noticia: Dios envió a su Hijo, quien recibió toda la ira por el pecado, a pesar de que «no hizo pecado ni se halló engaño en su boca» (1 Pedro 2:22), para así poder ofrecernos salvación gratuita para nuestras almas. No importa qué pecados ha cometido usted, Él nunca rechaza al que se acerca a Dios con un arrepentimiento sincero.


Amado lector, esta es una buena noticia: Jesucristo tomó su lugar y soportó la ira de Dios para que usted sea liberado entera y definitivamente. No sea indiferente, no rechace el perdón que Dios le ofrece de manera gratuita. Es necesario que vaya hoy a la presencia de Dios en oración, porque mañana podría ser muy tarde, pues aún hoy Dios nos ofrece gratuita gracia.


51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page