• Iris P.

¿QUIERES TENER POR AMIGO A JESÚS?


El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo. (Proverbios 18.24 RVR60)

Jesús dijo: Vosotros sois mis amigos; si hacéis lo que yo mando. (Juan 15.14 RVR60)

Para ser amigo de Jesús es necesario que obedezcamos su Palabra y ser fieles a Él como lo hace un verdadero amigo. No podemos decir que somos amigos del Señor y dejarle fuera de nuestras vidas.

Los amigos de corazón son aquellos con los que tenemos el mismo sentir, temas en común y afinidades por las mismas cosas. Cuando uno tiene un amigo de estas características puede poner toda su confianza en él, especialmente cuando pasamos por algún problema, ya que le podemos contar confiados en que seremos escuchados sin ser juzgados, que encontraremos una mano amiga y nos dará el consejo que necesitamos.

Pero muchas veces los amigos nos pueden llegar a fallar y por ello nos sentimos profundamente traicionados. A veces somos nosotros los que traicionamos a un amigo. La pregunta es ¿cómo somos nosotros como amigos? Si verdaderamente buscamos a un amigo que jamás nos fallará, podemos buscar a Jesús; es que Él nos dejó el ejemplo de lo que significa ser amigo de verdad.

Todos conocemos de la traición de Judas, uno de los apóstoles que el mismo Señor Jesús había escogido, uno que anduvo a su lado cada día durante tres años; el cual al final lo traicionó.

Jesús sabía que lo iba a entregar, pero aun así lo llamó a ser su discípulo y jamás se mostró indiferente con él. El Señor le mostró su amistad sincera, pero él siempre mantenía la distancia. Jesús le dio la oportunidad de que supiera que Él lo consideraba como amigo, pues lo amaba como se ama a un amigo; sin embargo, Judas, nunca quiso ser amigo de Jesús. Tanto le mostraba su amistad a Judas, que a pesar de saber que era un ladrón le confió sus bienes. El Señor sabía que le iba a robar, pero le dio la oportunidad de cambiar, de ser mejor; no obstante, Judas era una mala persona y un pésimo amigo.

Llegó el día en que Judas se mostraría tal cual era. Sin duda, Jesús, fue el único que le amó a pesar de ser un villano, le siguió considerando su amigo hasta el final. Cuando Judas fue con la gente enviada por los religiosos de la época, les dijo: Al que yo besare, ése es; prendedle. Judas, enseguida le saluda diciendo: ¡salve maestro! Y le besó. El Señor le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? El Señor Jesús hasta el último le estimó como su amigo a pesar de que lo estaba traicionando con un beso.


Amigo, solo en Jesús encontrarás un verdadero amigo, porque Él es fiel y confiable; siempre está disponible, no importa a qué hora le llames. Él no duerme, ni se cansa, ni está lejos, está a la puerta de tu corazón llamando; porque dice:

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. (Apocalipsis 3.20)

No te demores en venir, Él te está esperando con los brazos abiertos, porque te ama desde antes de la fundación del mundo y quiere tener una relación de amistad íntima contigo. No le sigas dejando fuera de tu vida, no seas como Judas.


67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Edificados en Cristo

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Cristian Vidal

  • Instagram

© 2021 Edificados en Cristo. Todos los derechos reservados.