top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

¿Qué nos hace avanzar?



Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. (Eclesiastés 1:14)


Un periodista le preguntaba a un empresario que siempre desarrollaba nuevos proyectos en diferentes campos y en varios países. Sus negocios estaban en plena expansión:

—Dígame, señor, ¿qué lo motiva a ir siempre hacia adelante?

—A menudo me hago la misma pregunta, pero no hallo la respuesta.


A veces nuestra vida se parece a la de ese hombre de negocios. Con una capacidad de reacción sorprendente, nuestro espíritu sabe aprovechar todas las oportunidades que se presentan para obrar. Comprometemos nuestra energía, nuestro tiempo, todas nuestras capacidades físicas e intelectuales en múltiples proyectos. Así nuestra existencia se pasa sin reflexión profunda sobre el verdadero sentido de nuestra vida. Nos volvemos esclavos de nuestros propios centros de interés.


La Biblia nos ayuda a discernir lo que nos motiva a ir hacia adelante, lo cual tiene que ver con nuestro corazón, pues dice: «Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón» (Mateo 6:21). ¿Qué hay en nuestro corazón? ¿Cómo sé de qué está lleno mi corazón? Muy sencillo, de las cosas que hablo, porque dijo el Señor: «Porque de la abundancia del corazón habla la boca» (Mateo 12:34). ¿Es Cristo lo que llena nuestros corazones y lo que nos hace a avanzar?

Si Dios y su Palabra llenan nuestros corazones, la vida de Jesucristo se manifestará poco a poco en nosotros, la cual es animada por el Espíritu de Dios, quien nos guardará obedientes a la Palabra de Dios, dispuestos de corazón para seguirle y servirle en el amor de Dios y a nuestro prójimo; dejando el mundo atrás y diciendo como el apóstol Pablo: «estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor» (Filipenses 3:8).


57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page