top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

¿Qué esperanza hay para nuestro mundo?



Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará. (Isaías 24:20)


El escritor inglés Charles Dickens, al hablar de la Revolución francesa, dijo: «Fue la mejor de las épocas, y al mismo tiempo la peor». Esta frase podría aplicarse igualmente al principio del siglo XXI. La esperanza de vida nunca fue tan larga, ni en algunos lugares el bienestar material tan grande, ni los medios de información o de movilidad tan potentes y numerosos. Sin embargo, nuestra época también está marcada por múltiples crisis económicas, políticas y sociales, que pueden llenarnos de inquietud. La constatación hecha por el profeta Isaías hace más de 27 siglos, citada en el versículo de hoy, es totalmente actual.


Entonces nos hacemos la pregunta: ¿Hay esperanza para el mundo actual? Dios nos responde claramente por medio de la Biblia: el mundo que crucificó a su Hijo Jesucristo, y que continúa rechazando la autoridad del Creador, corre hacia su perdición. Los problemas seguirán empeorando hasta el momento en que la paciencia de Dios llegue a su fin; entonces él juzgará a la tierra habitada:


Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. (Hechos 17:30–31)

No obstante, en estos días, Dios le muestra su amor y misericordia a cada individuo ofreciéndole la posibilidad de escapar del juicio. Él dice a cada uno personalmente: «Os he puesto delante la vida y la muerte… escoge, pues, la vida» (Deuteronomio 30:19). Escoger la vida es, por un lado, aceptar el veredicto que Dios tiene sobre nosotros y, por el otro, aceptar la salvación por la fe en Jesucristo. De esto nos habla el versículo más famoso de la Biblia:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)


Entonces, ¿qué elegirá usted? ¿La esperanza o el juicio?


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page