• Alexis Sazo

PORQUÉ ES IMPORTANTE LA ORACIÓN EN LA VIDA DE LOS CREYENTES (3)



4. Debemos orar porque en la oración hallamos auxilio para los tiempos difíciles.


El Señor Jesús le dijo a los apóstoles que mientras estuviéramos en este mundo tendríamos aflicciones: En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo (Juan 16.33 RVR60). Así que, sabemos que el sufrimiento vendrá a nuestras vidas, ya sea por alguna enfermedad, como consecuencias del pecado, debido a situaciones económicas, etc. Como creyentes nunca vamos a estar exentos del sufrimiento; es más, esto es parte de lo que el Señor usa para hacernos más semejantes a la imagen de Cristo:


Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. (Hechos 14.22 RVR60)

Y precisamente, es en la oración donde hallamos el refugio durante las tormentas que azotan nuestras vidas. Es allí donde podemos ir a dejar nuestras cargas y descansar; porque Dios quiere librarnos de nuestras cargas y pesares:


Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. (Isaías 41.13 RVR60)

Que no nos engañe el maligno haciéndonos pensar que Dios no nos ama, porque estamos atravesando diversas dificultades y pruebas. Eso no es verdad, porque su Palabra nos dice: Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo (Salmos 55.22 RVR60).


5. Debemos orar porque pecamos todos los días.


La oración ha sido ordenada para sanar nuestros corazones, porque el pecado destruye, pues trae la muerte consigo (Romanos 6.23). Y para nuestro Dios, que es tres veces Santo, nuestro pecar no solo le es una afrenta, sino que además produce separación entre nosotros y él debido a su santidad.


Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. (Isaías 59.2 RVR60)

No obstante, debido al sacrificio de nuestro Señor Jesús en la cruz, podemos acercarnos a Dios en oración para pedir perdón por nuestros pecados.


Y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. (1 Juan 2.1 RVR60)

Además, debemos orar los unos por los otros como Iglesia, lo cual nos ayudará a llevar juntos las cargas y las luchas espirituales que tenemos; de la misma manera nos ayudará a sanar.


Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. (Santiago 5.16 RVR60)

47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Edificados en Cristo

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram

Cristian Vidal

  • Instagram

© 2021 Edificados en Cristo. Todos los derechos reservados.