top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

¿Por qué orar? (1)



Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. (Mateo 6:8)


Dios sabe de qué cosas tenemos necesidad. Así que podríamos preguntarnos de qué sirve orar si Él lo sabe todo. Primero, recordemos que la oración no se limita a hacer peticiones: hay oraciones para agradecer, para alabar, para expresar ante Dios nuestras penas. También hay oraciones en las cuales simplemente le expresamos nuestros pensamientos y derramamos nuestros corazones delante de Dios.


Pero, ¿por qué presentar nuestras peticiones a Dios? Porque es el medio que Él nos ha dado para recibir de Él. A Dios le agrada comunicarse con sus criaturas, así como también le gusta dar. Él no es como los dioses paganos que «tienen boca, mas no hablan; tienen ojos, mas no ven; orejas tienen, mas no oyen; tienen narices» (Salmo 115:5-6). Tan pronto creó al hombre, Dios habló con él. Cuando Adán y Eva pecaron, Él les habló y escuchó sus respuestas. Pero Él quiere que sus hijos le hablen. Esto es orar. Además, varios versículos nos animan a hacerlo:

«Pedid, y se os dará… Porque todo aquel que pide, recibe» (Mateo 7:7-8).


«Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias» (Filipenses 4:6).


«Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia» (Efesios 6:18).

«Velad y orad, para que no entréis en tentación» (Mateo 26:41).


Estos son solo algunos ejemplos de oración de los que nos hablan las Escrituras. No dejemos de hablar con Dios, que los únicos beneficiados somos nosotros.


59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page