• Alexis Sazo

Nos es imposible



El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. (Juan 3:36)


Si pudiéramos ganarnos el cielo por medio de nuestras cualidades naturales, Dios no habría dicho: «No hay justo, ni aun uno… no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno» (Romanos 3:10, 12).


Ahora, si pudiéramos adquirir la salvación de nuestras almas mediante nuestras buenas obras, Dios no hubiese dicho: «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» (Efesios 2:8–9).


Y si pudiéramos ser salvos obedeciendo a los diez mandamientos, Dios no habría dicho: «ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él (Dios)» (Romanos 3:20).


Si pudiéramos comprar nuestra salvación, Dios no hubiese dicho: «Ninguno de ellos podrá en manera alguna… dar a Dios su rescate» (Salmos 49:7).


Y si pudiéramos mejorarnos y obtener la salvación a través de nuestros propios esfuerzos, Dios no habría dicho: «Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso» (Jeremías 17:9).


Por último, si la salvación pudiera depender de nosotros, a la pregunta de los discípulos: «¿Quién, pues, podrá ser salvo?» (Mateo 19:25). El Señor Jesús no habría contestado: «Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios» (Marcos 10:27).


Dios en su Palabra nos aclara que para nosotros es imposible para nosotros como seres humanos conseguir salvación, ir al cielo e incluso mejorar nuestro perverso corazón. Es más, en ella nos dice que a raíz de nuestro pecado, no podemos acceder a la presencia de Dios, pero nos da la solución:


Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. (Romanos 3:23–24)


Podemos alcanzar todas estas cosas únicamente a través del Señor Jesús, porque «en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12).


51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram