• Alexis Sazo

No nos deja solos



No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41.10 RVR60)


Joseph M. Stowell escribió sobre una experiencia que le pasó estando de viaje en Inglaterra: «Hace poco, mientras estaba en Londres, decidí tomar el metro hasta mi destino. Así que, pagué la tarifa y descendí a las profundidades de la ciudad para tomarlo. Pero salir de la estación puede ser una experiencia aterradora para alguien que no conoce el sistema. Si no encuentras la salida, es fácil perderse en los túneles.


Estar solo en un túnel subterráneo desierto produce una sensación estremecedora, así que, créeme, no hay que perderse. De más está decir que me alegró divisar el cartel de «SALIDA», y me encaminé hacia donde estaría a salvo».


Tal como este hermano, muchas veces pensamos que estamos perdidos, y peor aún, que estamos solos, que Dios no nos acompaña en todo lo que podamos estar pasando. Por ejemplo, cuando somos tentados; dice su Palabra:


No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (1 Corintios 10.13 RVR60)


En este versículo, el apóstol Pablo nos recuerda que, cuando somos vulnerables a caer en pecado, nuestro Señor es fiel y nos ayuda a soportar la tentación. Aunque, es fácil suponer que el Señor no está con nosotros cuando somos tentados a pecar. Pero este versículo nos asegura que sí está presente y que no permanece impasible. En cambio, nos proporciona una salida para que podamos resistir.


Satanás, como padre de la mentira (Juan 8.44), siempre busca engañarnos con sus mentiras, nos quiere hacer creer que estamos solos en los momentos en los que nos sentimos vulnerables, pero la promesa del Señor Jesús fue:


Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28.20b RVR60)


Por eso, la próxima vez que se sienta tentado o cuando se sienta solo, rechazado y sin nadie a su lado, recuerde que no está indefenso, ni solo, sino que Dios está a nuestro lado ayudándonos, dándonos fuerza, porque Él nunca nos dejará solos.


47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram