• Alexis Sazo

Mucho para celebrar



Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. (Salmos 100.1–2 RVR60)


Los días de fiesta tienen diferentes significados para diferentes personas, pero una cosa es segura: a todos nos gusta tener una razón para celebrar.


Un día de fiesta de verano, mientras contemplaba de pie los cientos y cientos de personas que iban en bote, nadaban, hacían picnic o sencillamente caminaban juntas, pensé en el valor que tiene celebrar acontecimientos importantes junto con amigos y seres queridos. Bien nos dice su Palabra:


Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. (Eclesiastés 4.9–12 RVR60)


¿Alguna vez ha tratado de celebrar algo estando solo? Por ejemplo, un espectáculo pirotécnico de fuegos artificiales no es muy divertido de ver estando solos. Un picnic requiere de más de una persona para disfrutarse. Lo mismo con los cumpleaños, aniversarios, graduaciones, etc. todos son mejores si se celebran con muchos amigos y familiares.


Los cristanos tenemos mucho que celebrar, por ejemplo, nos dice su Palabra: «¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!» (Salmos 133.1 RVR60). Por eso debemos reunirnos con otros hermanos de manera regular y no esporádicamente, para, por ejemplo, alentarnos unos a otros al amor y a las buenas obras (Hebreos 10.24–25). Y para qué mencionar el celebrar cada primer día de la semana la cena del Señor Jesús, haciendo memoria de nuestro Salvador.


Y qué mencionar, mis hermanos, el amor y la bondad de Dios para con sus criaturas, ¿acaso no es algo digno de ser celebrado cada día en nuestros corazones? Porque la demostración diaria de la gracia, la misericordia y la provisión de Dios son solo algunas de las muchas razones para que los suyos nos regocijemos cada día.




28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram