• Alexis Sazo

Mandy solo escuchaba



Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. (Salmos 37:7)


David Biebel, un escritor, contó la siguiente historia:


Marty recibió una inesperada «carta de gratitud» por el servicio prestado a la compañía para la cual trabajaba. Aquella carta contenía una breve nota que concluía: «Hemos eliminado su posición».


Después de que Marty pasara meses infructuosos buscando trabajo, su frustración finalmente le afectó. Airado gritó a Dios: «¿Por qué me hiciste esto? ¿Acaso no te importa?» Continuó su perorata hasta que notó a su perra Mandy que estaba agachada junto a su silla. Entonces recobró la postura y dijo: «¡Ven acá, perrito! Deberías alegrarte de ser un perro. Al menos no pueden despedirte de tu trabajo de ser el mejor amigo del hombre». Pero mientras conversaba con Mandy y expresaba su lamento, su amargura desapareció.


El autor además agregó: «Podrías pensar que el alivio vino de todas las cosas que le dijo a Dios (y en parte así fue), pero fue Mandy quien desempeñó un papel importante también… [Ella] no discutió ni ofreció soluciones, tampoco dio consejos; solo se limitó a escuchar moviendo la cola y lamiendo la mano de su amo».


Luego de que Job perdió todo cuanto tenía, sus amigos se enteraron del mal que le había venido y se pusieron de acuerdo para ir a consolar a su amigo. Cuando llegaron cerca, le vieron a la distancia, pero no le reconocieron, por lo que lloraron a gritos (Job 2:12); nos dice la Palabra de Dios que: «Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande» (Job 2:13). Aunque luego abandonaron la sabiduría de su silencio.


A veces, necesitamos simplemente «llorar con los que lloran» (Romanos 12:15); porque puede ser que lo que ellos necesitan sea que los escuchemos para poder escuchar lo que Dios les está diciendo.


DJD. Nuestro Pan Diario


58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram