• Alexis Sazo

Los tiempos que Dios nos da




Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. (2 Timoteo 2.4 RVR60)

Según vemos en las escrituras (y en nuestras vidas también), los tiempos de Dios no son los nuestros, lo mismo que sus caminos:

Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. (Isaías 55.9 RVR60)

Pensemos en esto, Dios nos da 24 hr al día, 7 días a la semana, 52 semanas en un año de 365 días, pero ¿cuánto de ese tiempo que Dios nos da se lo dedicamos a Él? ¿Siquiera le damos algo? Pues, conforme a su Palabra, la edad máxima a la que podemos aspirar vivir son 120 años:

Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. (Génesis 6.3 RVR60)

Aunque también sabemos que el promedio está entre los 70 y los 80 años:

Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos. (Salmos 90.10 RVR60)

Entonces, ¿qué hacemos malgastando el tiempo que Dios nos regala? Es que no podemos perder nuestro tiempo con las cosas que nos ofrece esta vida tan efímera; porque ¿qué son 120 años comparados con la eternidad? Por eso es que el apóstol Pablo le dijo a Timoteo:

Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. (2 Timoteo 2.4 RVR60)

Hermanos, no estamos en esta tierra para agradarnos a nosotros mismos, sino para agradar a nuestro Dios. Además, si nos afanamos en las cosas de esta vida, no hacemos más que perder nuestro tiempo, pues nada nos podemos llevar con nosotros a la tumba:

Después de todo, no trajimos nada cuando vinimos a este mundo ni tampoco podremos llevarnos nada cuando lo dejemos. Así que, si tenemos suficiente alimento y ropa, estemos contentos. (1 Timoteo 6.7–8 NTV)

Estamos viviendo en los últimos tiempos que le queda a este mundo; dentro de no mucho tiempo comenzará la gran tribulación, así que hermanos aprovechemos el tiempo, tal como nos dice Pablo: aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos (Efesios 5.16 RVR60).

Ocupemos sabiamente nuestro tiempo usando bien el tiempo que Dios nos da día a día. Y si nos falta sabiduría para ello, oremos de esta forma:

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. (Salmos 90.12 RVR60)

43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Asaf

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram