top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Los mártires de hoy en día



Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. (Romanos 12:15)


Murieron atormentados; y sus tormentos fueron amargados por el insulto y el escarnio. Algunos fueron clavados en unas cruces; otros, cubiertos con las pieles de animales feroces y entregados a la furia de los perros; otros, untados con materias combustibles, fueron usados como antorchas para iluminar las tinieblas de la noche. Los jardines de Nerón fueron destinados para este espectáculo que fue acompañado con una carrera de caballos y honrado con la presencia del emperador, quien se había mezclado con el populacho con el vestido y la actitud de un humilde joyero.


En el Nuevo Testamento, específicamente en Hebreos, encontramos un mandamiento que todos los creyentes tenemos: «Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos; y de los maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo» (Hebreos 13:3). ¿Cuántos de nosotros obedecemos este mandamiento? Como sociedad occidental, desconocemos mucho acerca de lo que significa padecer por causa de Cristo y del evangelio. Quizás esta sea la razón para no acordarnos de los que están presos y maltratados por servir al Señor Jesús. Pero nos olvidamos de un principio bíblico que nos enseñó nuestro Salvador:


Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.  (Mateo 25:42–46)


Cuando no oramos, ni nos acordamos de pedir por nuestros hermanos que padecen por causa del evangelio, tampoco se lo estamos haciendo al Señor, y es como si le hubiésemos dejado desamparado a Él. ¿Es así como nos queremos presentar delante de Él? 


Mis hermanos, hoy tenemos muchas formas de apoyar a nuestros hermanos en países donde el cristianismo está prohibido, es cosa de googlear un poco.  Así que, no las dejemos pasar, obedezcamos lo que Dios nos manda y mantengamos en nuestras oraciones a los mártires de hoy en día.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page