top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Los ídolos no salvan




Porque la ira de Dios se revela del cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que el creador, el cual es bendito por los siglos amén. (Romanos 1:18, 21 y 25).


Cuando el apóstol Pedro entró a casa de Cornelio, este salió a recibirle, y postrándose a sus pies le adoró (Hechos 10:25). Sin embargo, Pedro le levantó diciendo: «Levántate, pues yo mismo también soy hombre» (Hechos 10:26). Entonces, ¿por qué hay personas que adoran a una imagen del apóstol Pedro, si él mismo se enojó y levantó a Cornelio cuando se arrodilló ante él? Un hecho parecido lo encontramos en Hechos 14, donde el apóstol Pablo y Bernabé, también se enojaron con las personas de la ciudad de Lista, porque los querían honrar y adorar como a dioses. Esto pasó porque había un hombre inválido desde su nacimiento y Pablo lo sanó diciéndole: «Levántate derecho sobre tus pies y el hombre anduvo» (Hechos 14:10). 


Así que, vuelvo a preguntar, ¿por qué se adora a imágenes de hombres comunes y corrientes? Siendo que la Palabra de Dios es clara en decir que no se debe, primero, adorar a nada ni a nadie que no sea Dios (Éxodo 20:3) y, segundo, que no debe hacerse ninguna imagen de ningún tipo para adorarla (Éxodo 20:4–5) ¿Por qué, entonces, se cambia la verdad de Dios por la mentira, dando culto a las criaturas antes que el Creador?


Amigo, no hay religión, ni ídolo que pueda hacer algo por redimir su alma, pues solo el Dios verdadero es el único que le puede salvar de sus pecados y de la condenación debida a los mismos. Ni los santos, ni ángeles, ni espíritus, ni nada que no sea Dios, puede hacer algo por su alma inmortal. Bien dice su Palabra: «Y en ningún otro hay salvación (Jesús); porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12).


Le invito a que busque a Dios, no a través de imágenes inertes, sino que busque al Dios vivo que mora en los cielos. Además, no se crea cualquier cosa que le dicen, lea la Palabra de Dios, es decir, la Biblia, ya que únicamente en ella encontrará la verdad, porque su Palabra es verdad (Juan 17:17). 

57 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page