top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Lo trataron como a rey



Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. (Mateo 25:35–36)


Se ha sabido que el rey Abdalá II, gobernante de Jordania desde 1999, se disfrazaba para ir a los lugares públicos. Su propósito es hablar con gente ordinaria, averiguar lo que están pensando, y comprobar cómo tratan los empleados civiles a su pueblo. Ha visitado hospitales y oficinas gubernamentales para enterarse de la clase de servicio que dan.


Al rey se le ocurrió esta idea mientras se encontraba en Nueva York. No podía salir de su hotel sin que lo acosaran, así que se puso un disfraz. Y como le dio resultado, decidió usarlo en su propio país. Informó que una vez empezó esta práctica, y los servidores civiles y empleados de hospital se enteraron de lo que hacía su gobernante, comenzaron a tratar a todo el mundo como al mismo rey.


En Mateo 25 leemos que cuando Cristo venga como Rey, juzgará a las naciones (Mateo 25:31–46). Dijo que ese juicio estará basado en la manera como la gente lo trató a él cuando tuvo hambre, sed, fue forastero, estuvo desnudo, enfermo o en la cárcel. Aquellos de su derecha, a quienes se esté juzgando, preguntarán cuándo lo vieron en esas situaciones, en aquel día, la respuesta del Señor será: «De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis» (Mateo 25:40). De esta declaración del Señor podemos entender que todo lo que les hagamos a nuestros hermanos en la fe, se lo hacemos directamente al Señor; sea bueno o sea malo.


Es cierto que el segundo mandamiento más importante es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Marcos 12:36), y también es cierto que el Señor dijo que, «como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos» (Lucas 6:31). No obstante, a nuestros hermanos, debemos tratarlos como trataríamos al Señor. Pero la pregunta es: ¿Los estamos tratando así?


64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page