• Alexis Sazo

Ladrillos sin paja



Entonces los capataces y los jefes de trabajo salieron a informarle al pueblo: «El faraón dice lo siguiente: “Ya no les proporcionaré paja. Tendrán que ir ustedes mismos a conseguirla por donde puedan. ¡Pero deberán producir la misma cantidad de ladrillos que antes!”». (Éxodo 5.10–11 NTV)


Muchos enfrentamos el desafío de trabajar con recursos limitados. Con menos dinero, menos tiempo, energía reducida y pocos ayudantes, nuestras responsabilidades no disminuyen. A veces, incluso aumentan. Hay un dicho que resume este concepto: «Más ladrillos, menos paja».


Esta frase alude al problema de los israelitas cuando eran esclavos en Egipto. Faraón decidió no darles más paja, pero exigía que hicieran la misma cantidad de ladrillos por día. Ellos recorrían la tierra para encontrar paja, mientras los supervisores los azotaban y forzaban a trabajar más (Éxodo 5.13). Los israelitas se desanimaron tanto que no escucharon cuando Dios les dijo a través de Moisés: «… os libraré […], y os redimiré con brazo extendido…» (Éxodo 6.6).


Aunque rehusaron escuchar el mensaje de Dios, Él siguió guiando y dirigiendo a Moisés, preparándolo para hablar con Faraón. El Señor permaneció firme del lado de Israel… obrando entre bastidores. Como los israelitas, nosotros también podemos descorazonarnos tanto que dejamos de lado la esperanza. En los momentos oscuros, nos consuela recordar que Dios es nuestro libertador (Salmo 40.17). Él siempre obra a nuestro favor, aunque no podamos ver qué está haciendo.


— JBS

Nuestro Pan Diario


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram