top of page
  • Alexis Sazo

La más influyente



Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. (Salmos 19:8)


Muchos de nosotros, creyentes en Cristo, poseemos una Biblia. Algunos de nosotros puede que tengamos muchas Biblias en diferentes versiones e incluso en diferentes idiomas. Este antiguo libro escrito en tres idiomas: hebreo, griego y algo de arameo, sigue no solo siendo el libro más vendido, sino que es además el más influyente de todos los tiempos.


Existen otros libros que el mundo considera importantes, tales como el Corán, el Señor de los anillos de Tolkien, el Origen de las especies de Darwin, la Odisea de Homero, el manifiesto comunista de Marx y Engels, 1984 de Orwell, el Arte de la guerra de Sun Tzu, etc. No obstante, solo la Palabra de Dios ha transformado millones de vidas a lo largo de la historia, eso sin mencionar que ningún otro libro ha enfrentado tanta oposición a lo largo del tiempo y ha sobrevivido.


Sin embargo, ¿cuántas personas de las que aplauden la influencia de la Biblia la leen? Y más relevante aún, ¿usted, mi hermano(a), la lee? Y si lo hacemos, ¿lo hacemos diariamente? Pero somos de aquellos que leen un versículo por aquí, por allá, ¿o seguimos algún sistema que nos ayude a familiarizarnos con toda la Biblia? Otra pregunta: ¿Tenemos un fuerte deseo de conocer la Palabra de Dios? Y finalmente pregunto: ¿Podemos decir como el salmista: «Mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata» (Salmos 119:72)?


Mis hermanos, hemos empezado un nuevo año hace un par de días, y definitivamente debemos leer su Palabra cada día de este año, no solo porque este es el libro más influyente que podamos leer durante toda nuestra vida, sino porque Él nos enseña acerca de nuestro Dios y de cómo agradarlo. Pero más importante aún, es que la Biblia no debe ser leída para conocer más cosas, sino con el fin de obedecerla, porque este libro es más que una inconmensurable colección de escritos humanos, sino que es la Palabra que Dios nos dejó a sus criaturas para que ella hallemos la vida.


En conclusión, hagamos caso de las palabras del Señor que nos dice: «Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí» (Juan 5:39).


47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page