• Alexis Sazo

La batalla



Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino; quien hace mis pies como de ciervas, y me hace estar firme sobre mis alturas; quien adiestra mis manos para la batalla, para entesar con mis brazos el arco de bronce. (Salmos 18.31–34 RVR60)


Mientras ráfagas de artillería caían a su alrededor y hacían temblar la tierra, el joven soldado oró: «Señor, si me sacas de esta, iré al instituto bíblico al que mi madre quería que fuera». Y Dios contestó su específica oración. Mi padre sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, fue al Instituto Bíblico Moody y dedicó su vida a servir al Señor.


Otro guerrero enfrentó una clase de crisis distinta que lo llevó a Dios, pero sus problemas surgieron cuando evitó el combate. Mientras las tropas del rey David peleaban contra los amonitas, él se quedó en su palacio echando algo más que una mirada a la esposa de otro hombre (ver 2 Samuel 11).


En el Salmo 39, David relata el doloroso proceso de restauración posterior a aquel pecado: «mi dolor se agravó. […] mi corazón se enardeció; al pensar en esto» (VV. 2-3 RVC). El espíritu quebrantado de David lo hizo reflexionar: «Hazme saber, Señor, mi fin, y cuánta sea la medida de mis días; sepa yo cuán frágil soy» (v. 4). Al retomar la perspectiva, David no se desesperó. No tenía a quién más acudir, y declaró: «Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti» (v. 7). Superaría esa batalla personal y continuaría sirviendo al Señor.


La razón por la que oramos no importa tanto como quién es su receptor de ella. Dios es nuestra fuente de esperanza.


—TLG

Nuestro Pan Diario


38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram