top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

La búsqueda principal



Mejor es el pesar que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón. El corazón de los sabios está en la casa del luto; mas el corazón de los insensatos, en la casa en que hay alegría. (Eclesiastés 7:3–4)


Todos hemos experimentado la risa y el llanto. Aunque, naturalmente, disfrutamos lo primero más que lo segundo Sin embargo, son los momentos de tristeza los que nos han aportado mayor sabiduría a nuestras vidas, tal como dicen los versículos de más arriba. No obstante, muchos cristianos están obsesionados con la búsqueda de la felicidad personal. Y es de esto de lo que precisamente hablaba Salomón en los versículos del encabezado.


El teólogo Francis Schaeffer, mientras luchaba contra el cáncer, dijo en una entrevista: «La única forma de ser incesantemente feliz en este mundo, es siendo: lo suficientemente joven, estar sano y bien, y tener el dinero suficiente como para no preocuparse en lo absoluto. Pero tan pronto como cualquiera de estas tres se pierde —o si se siente compasión por el mundo que lo rodea—, entonces es imposible tener la clase de felicidad insensata que creo que algunos cristianos presentan como cristianismo».


Pregunto, hermanos, ¿cuál es nuestra mayor búsqueda en la vida? ¿Es el ser felices? Claro, puede que anhelemos un cambio en nuestras circunstancias, especialmente cuando estamos atravesando momentos difíciles, pero nuestra más profunda necesidad es (y debe ser) Dios. Es cierto que el cambio de circunstancias puede hacernos felices, momentáneamente, sin embargo, únicamente es el deleite en Dios lo que verdaderamente nos dará el gozo pleno, el cual no se rige por las circunstancias de la vida. Ahí tenemos el ejemplo del Señor Jesús: «Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, [énfasis añadido] menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios» (Hebreos 12:2).


A pesar de estar en la peor situación posible, nuestro Señor se sentía gozoso. Entonces, ¿en dónde está fundada nuestra felicidad? Y ¿cuál es la búsqueda principal de nuestras vidas? ¿Es Dios? ¿O es algo más?


61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page