• Alexis Sazo

Hacedores de la Palabra



Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. (Santiago 1:22)


Un anciano visitó una iglesia durante una reunión de trabajo. Después de presentar una serie de informes, el presidente del comité de evangelización se puso de pie y declaró solemnemente que había 200 hogares en su comunidad que no tenían Biblia.


Luego de un momento de silencio, el anciano visitante se puso de pie y preguntó: «¿Cómo obtuvieron esa información acerca de las 200 familias?» El presidente informó con orgullo que el comité había recorrido el área, llenado formularios y compilado así toda la información. El anciano entonces contestó: «Hay por lo menos 200 personas en esta reunión. Cada una podría llevar una Biblia a una familia en menos tiempo de lo que estamos pasando aquí escuchando estadísticas e informes. Ustedes solo están jugando a la religión. ¡Es mucho hablar, solamente palabras!»


El Señor Jesús dijo: «¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?» (Lucas 6:46). Y la triste realidad es que muchas iglesias se han convertido en una especie de clubes religiosos llenos de comités, juntas y programas; pero no están produciendo nada, no están dando frutos. Si usáramos la mitad de la energía que usamos en hablar sobre el o los programas de la iglesia, y en vez, se pudieran canalizar dichas fuerzas en llevar el evangelio a las almas perdidas, se podrían ganar incontables almas para Cristo.


Mis hermanos, ninguna cosa que hagamos —por muy bíblica que sea— puede reemplazar a la predicación del evangelio. Nada le puede quitar el lugar preponderante que esta debe tener. Así que, como dice en el versículo del encabezado, seamos hacedores de la Palabra.


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram