top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Falta de paz



Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él, sin mancha e irreprensibles, en paz. Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación. (2 Pedro 3:14–15)


Los cristianos podemos encontrar muchas cosas por qué preocuparnos, por ejemplo, la degradación de la sociedad, la violencia rampante, la incertidumbre financiera de los mercados internacionales, las tensiones entre Rusia, Estados Unidos y China, el temor a las enfermedades, etc. A menudo, nos sentimos perturbados por lo que pueda pasar en el futuro, o puede que hagamos lo opuesto, que pasemos mucho tiempo viviendo en el pasado, centrados en lo que no podemos cambiar y que nos gustaría.


Todas estas situaciones que inquietan nuestros corazones, nos dan vueltas en la cabeza y nuestras emociones se alteran debido a, por ejemplo, un pecado que hemos cometido o a un triste acontecimiento que ocurrió hace años. Debido a que no podemos cambiar el pasado, así como tampoco podemos manipular el futuro, perdemos la paz, nos ponemos ansiosos y nos preocupamos. ¡Qué improductivo es esto!


El escritor Jean-Pierre de Caussade, dijo que todos los días podemos tener la paz de Dios si dejamos de agitarnos por lo que podría ser, o lo que pudo haber sido, y nos concentramos en lo que es. Escribió: «Es necesario desentendernos de todo lo que sentimos y hacemos para andar con Dios en las tareas del presente… Cada momento impone una virtuosa obligación en nosotros que las almas comprometidas obedecen fielmente».


Pero ¿cómo podemos andar con el Señor y experimentar la paz si nos paralizamos por la preocupación por el pasado o el futuro? ¡No podemos! No es de extrañar que el Señor haya dicho: «No os afanéis por el día de mañana» (Mateo 6:34). Y también dijo:


Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28)


¿Qué estamos esperando para ir a descansar en los brazos del Señor, dejándole nuestras cargas a Él? ¿Hasta cuándo seguiremos arrastrando esta falta de paz, si es que tenemos en quién descansar?


80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page