• Alexis Sazo

¿Estás usando tu energía?



Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. (Romanos 8.29 RVR60)


¿Cuál es la meta de Dios para nuestras vidas? El escritor Max Lucado lo resume de esta manera: «Dios te ama tal como eres, pero se niega a dejarte así. Él quiere que seas como Cristo». Esto implica cambio, pero a menudo creemos que ese cambio no es posible. Decimos: «Siempre me he preocupado», o «siempre me he enojado… así soy». Sin embargo, el apóstol Pablo dijo lo que leemos en el versículo del encabezado, en donde vemos que el propósito de Dios es hacernos conforme a la imagen de su Hijo amado. Entonces, ¿qué obstruye ese proceso?


En su libro Just Like Jesus (Igual que Jesús), Max Lucado cuenta de una mujer rica que vivió hace 100 años. Era extremadamente tacaña con su dinero, por lo que sus vecinos se sorprendieron cuando puso electricidad en la casa. Semanas más tarde, la persona que leía el contador notó que la señora usaba muy poca electricidad, y le preguntó: «¿Está usando su energía eléctrica?» «Claro —contestó ella—. Todas las noches enciendo las luces el tiempo suficiente para prender mis velas; luego apago las luces».


Si hemos puesto nuestra fe en Cristo, nosotros también estamos conectados a una fuente de energía: el Espíritu Santo, el cual obra en nosotros para hacernos más parecidos a Cristo (2 Corintios 3.18). Así que no nos conformemos con las «velas espirituales» ni con nuestros viejos hábitos. Necesitamos permitir que el Espíritu Santo transforme nuestras vidas y no haga como Cristo.


¿Está usando su energía?


—JEY Nuestro Pan Diario


19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram