• Alexis Sazo

El primer paso



Y me dijo Jehová: He aquí yo he comenzado a entregar delante de ti a Sehón y a su tierra; comienza a tomar posesión de ella para que la heredes. (Deuteronomio 2:31)


Hay muchas maneras de manejar una tarea abrumadora. Puede que la pospongamos una y otra vez en espera de que Dios se ocupe de ella milagrosamente. O podríamos dar el primer paso en la dirección correcta.


Después de 40 años en el desierto, Dios le dijo a Moisés que era hora de que el pueblo tomara posesión de la tierra que Él les había prometido. La primera tarea era decidir qué hacer con un rey llamado Sehón que se interponía entre los israelitas y la tierra de Canaán. El mandamiento de Dios fue: «Comienza a tomar posesión de ella, y entra en guerra con él» (Deuteronomio 2:24). Claro que Dios pudo haber eliminado a Sehón sin la ayuda de nadie, pero mandó a su pueblo a dar el primer paso.


Lo mismo sucede muchas veces con nosotros. Las circunstancias difíciles o las relaciones rotas parecen no tener solución. Cuando persisten durante meses o años puede que sintamos que nada lo que hagamos servirá. Pero el Señor dice: «Comienza». Debemos dar el primer paso: decir una palabra amable, pedir perdón, pagar algo de lo que debemos. Debemos ser los iniciadores.


El gozo está no solo en alcanzar una meta distante, sino también andar con nuestro amante Dios, el cual dice: «He comenzado a entregar… Comienza a tomar posesión» (v. 31).


¿Hay algún primer paso que debas dar hoy?

—DCM

Nuestro Pan Diario


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Amor santo

  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram