top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

El pecado más grande



Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. (Marcos 12:30)


Un joven le dijo al evangelista Reuben Archer Torrey, quien era contemporáneo de D.L. Moody:


—Me gustaría ir como misionero a otro país.

—¿Eres cristiano?, le preguntó Torrey.

—Desde siempre.

—Pero, ¿has nacido de nuevo, como Jesús le preguntó a Nicodemo?

El joven se sorprendió mucho. Sin embargo, esta pregunta es fundamental. Torrey comprendió que debía ir más lejos.


—¿Has pensado que puedes ser culpable del pecado más grande que una persona puede cometer?

—Por supuesto que no; he llevado una vida ejemplar. ¡No soy un asesino!


Entonces Torrey sacó su Biblia y le pidió que leyera el versículo citado en el encabezado. Luego le dijo:

—Si amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, y con todas tus fuerzas, es el primer y el más grande mandamiento. Entonces, ¿cuál será el pecado más grande?

—Transgredir ese mandamiento.

—Así es; pero ¿has cumplido ese mandamiento? ¿Siempre has amado a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, y con todas tus fuerzas? ¿Le has dado el primer lugar en tu vida, en todos los aspectos?

El muchacho se quedó pensando por un momento y luego contestó con honestidad:

—Estoy bastante lejos de ello. Por lo tanto, soy culpable. Entonces, Dios despertó su conciencia, puesto añadió pensativamente:

—He cometido el pecado más grande. Y ahora soy consciente de ello por primera vez.


¿Y usted, querido lector? ¿Es culpable de este pecado? Lo cierto es que todos lo somos, pero hay una solución, y es Cristo. Bien dijo el apóstol Pablo: «Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero» (1 Timoteo 1:15). Arrepiéntase de sus pecados, pídale perdón a Dios y Él le dará de su salvación gratuita, la cual da a todo aquel que cree en su Hijo Jesucristo.


74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page