top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

El nombre de nombres



Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. (Malaquías 1:11)


Si uno pide un Kleenex, no necesariamente obtiene esa marca de pañuelos faciales. Lo mismo pasa si uno pide un Cutex, una Coca-Cola o una copia Xerox. Luego tenemos los Jeeps y los Thermos. Existen muchas marcas comerciales específicas que a menudo llegan a significar mucho más que el producto que originalmente representaban.


Por tanto, esos nombres son importantes para las compañías propietarias de los mismos. Es por eso que una empresa, como por ejemplo, Coca-Cola, que puede ser una de las marcas más famosas del mundo entero, tiene un departamento legal tan grande. Hasta tiene inspectores de campo para proteger «su nombre».


Sin embargo, hay mucho más en juego cuando se usa mal el nombre de Dios o de su Hijo Jesucristo. El suyo es el nombre más importante de todo el universo. Por eso, un día Dios revelará a cada ser humano la diferencia entre cómo se abusa de su nombre y lo que en realidad representa. Revelará a todo ser viviente por qué las palabras de Dios y de su Hijo Jesucristo, deberían usarse con el mayor respeto y honor.


En su Palabra encontramos la advertencia que nos da con respecto a su nombre: «No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano» (Éxodo 20:7). En el versículo del encabezado vemos que su nombre es grande entre las naciones. Por esa razón, hemos de pedirle perdón al Señor cuando somos culpables de deshonrar su nombre. ¡Hay tanto que ganar si usamos su nombre con reverencia, y tanto que perder si lo tomamos en vano! Porque Dios es celoso de su nombre.


Tengamos cuidado.


53 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


bottom of page