• Alexis Sazo

El lugar donde Dios habita


Así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados. (Isaías 57:15)

Analicemos por partes este versículo. Lo primero que encontramos es una descripción que solo se puede decir de Dios, que es «Alto y Sublime». Esto es, porque su grandeza sobrepasa lo infinito del cielo.

Luego nos dice que Dios «habita la eternidad». Esta expresión es insondable para los seres humanos, quienes somos seres finitos y mortales. No alcanzamos a dimensionar el significado de la eternidad, porque nuestros días acá en la tierra son muy cortos. ¡Qué contraste con nuestro Dios!

Su nombre es «el Santo». Es decir, que su naturaleza primordial es la pureza perfecta, esto significa que en su ser Él es ajeno a todo mal. Él dijo de sí mismo: «Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros, por tanto, os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo» (Levítico 11:44).

¿En qué lugar habita un Dios así? Este versículo nos dice también que Dios vive «en la altura y la santidad», es decir, que no solo es tres veces santo, sino que mora en la santidad. Y con respecto a lo de morar «en la altura», significa que no existe otro más alto que Él, no hay nadie por sobre Él, por eso es el Altísimo.

Qué impacto tienen estas declaraciones en nosotros, que por nosotros mismos somos indignos de entrar en su presencia. Sin embargo, Dios no se detiene ahí, pues dice que Él mora «con el quebrantado y humilde de espíritu» Sí, porque a nuestro Dios no le agrada la soberbia ni los soberbios. Él vive en el creyente humilde, arrepentido, que confía en Dios. El que es humilde de espíritu sabe que es indigno de la gloria infinita del Señor, pero ¡qué gozo cuando está en su presencia! Sí, Dios vive realmente con nosotros los creyentes, «para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados». ¡Qué maravillosa gracia!


44 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram