top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

El ejemplo del rey Josías




Siendo aún muchacho (Josías), comenzó a buscar al Dios de David su padre. (2 Crónicas 34:3)

Dios… es galardonador de los que le buscan. (Hebreos 11:6)

La historia del rey Josías (alrededor del año 650 a. C.) da a los cristianos de hoy el ejemplo de una vida feliz consagrada a Dios. Siendo aún muy joven, Josías sustituyó a su padre Amón, cuya corta vida fue una larga sucesión de desobediencias a Dios, y quien murió asesinado por sus siervos. Josías también conoció a su abuelo Manasés, quien después de haber sido infiel a Dios, se arrepintió y lo honró en su vejez. ¿Cuál sería la elección del joven rey ante esos dos ejemplos? Su Palabra nos dice que: «Hizo lo recto ante los ojos del Señor… sin apartarse a la derecha ni a la izquierda» (2 Crónicas 34:2).

A la edad de 16 años, «siendo aún muchacho» (2 Crónicas 34:3), tomó la decisión de buscar a Dios. Pero ¿y nosotros? ¿Tenemos ese mismo deseo de amar al Señor Jesús, nuestro Salvador, de conocerlo mejor leyendo la Biblia y orando regularmente? Sigamos viendo a este rey. Dice su Palabra que a los 20 años se dio cuenta de que el pueblo al cual gobernaba se había dejado pervertir adorando a los ídolos. El rey comprendió su responsabilidad y dio el ejemplo con su compromiso personal. Como él, comprometámonos a quitar todo lo que en nuestras vidas toma el lugar del Señor.


Ahora, a los 26 años, consciente de la importancia que Dios da al culto que se le ofrece, comenzó a reparar la casa donde se adoraba a Jehová, el único y verdadero Dios. ¿Procuramos el bien de la Iglesia de Cristo, esa casa espiritual constituida por todos los creyentes?

Que el ejemplo de este joven rey nos motive a servir a nuestro Dios con celo y de todo corazón.


57 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page