• Alexis Sazo

El actuar de Dios en nuestras vidas



 

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. (Romanos 8:28)

 

Cristianos, para comprender y vivir el versículo citado hoy, volvamos a leerlo cuidadosamente:


Sabemos: No es una mera suposición o un deseo fugaz, sino una certeza concerniente al amor de Dios.


que a los que aman a Dios: Dios ama a todos los hombres, pero esta promesa está dirigida particularmente a aquellos que conocen a Dios como su Padre y que lo aman de corazón.


todas las cosas: nuestra vida y las diversas situaciones en las cuales estamos involucrados no son el resultado del azar, como le gusta decir al mundo, puesto que nuestro gran Dios gobierna sobre todas la creación (1 Crónicas 29:12).


les ayudan: por la maravillosa providencia divina, todo encaja o se entremezcla para cumplir su voluntad perfecta en la vida de los suyos. Por lo tanto, no existe ningún acto aislado que no sirva para ayudarnos en nuestro crecimiento y carrera espiritual. Porque los acontecimientos de nuestra vida obran en conjunto para el cumplimiento del plan de Dios.


a bien: muchas iniciativas de nuestro mundo civilizado son contrarias a la voluntad de Dios, pero Él conduce todas las circunstancias de la vida para el bien de los suyos. Los objetivos de Dios sobrepasan nuestra apreciación y nuestra expectativa. Él utiliza nuestros problemas, penas, sufrimientos, etc. para nuestro bien.


los que conforme a su propósito son llamados: Dios invita a todos los hombres a creer en su amor; y a los que hemos creído, nos ha llamado para estar eternamente unidos a Cristo, nuestro Salvador.


Todo lo que Dios permite en nuestras vidas tiene un objetivo supremo y eterno: hacernos conformes a la imagen de Jesucristo (Romanos 8:29).


51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram