• Alexis Sazo

El único camino



El camino del necio es derecho en su opinión; mas el que obedece al consejo es sabio. (Proverbios 12:15 RVR60)


Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino. (Isaías 53:6 RVR60)


Cada persona sigue su propio camino, pero, ¿a dónde conduce? ¿Cómo puede saber a dónde va realmente? La Biblia nos advierte: «Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte» (Proverbios 14:12 RVR60). Solo hay un camino que conduce a la vida, la vida eterna:


Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6 RVR60)


El apóstol Pedro declaró: «Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12 RVR60). Mientras que el apóstol Pablo declaró: «Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos» (1 Timoteo 2:5–6 RVR60).


Cualquier otra enseñanza que pretenda conducirlo a Dios por otro camino, sencillamente haré que usted se extravíe. Incluso el hacer buenas obras no es el camino de la salvación. Quizás tengamos la consideración de nuestros semejantes, pero nunca la paz con Dios. Observar prácticas religiosas, recitar oraciones muchas veces, hacer el bien al prójimo, etc. no nos conducen a Dios, por muy estimables que sean nuestras acciones, ninguna de ellas salvará a aquel que no cree en Jesús.


No importa si usted tiene padres creyentes, hermanos, primos, abuelos, tíos, etc. eso no le salva, porque la salvación no es por herencia. La Palabra de Dios es clara: «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» (Efesios 2:8–9 RVR60).


Si usted ha escuchado el evangelio con anterioridad, es responsable delante de Dios, porque si habiendo oído la verdad no la ha recibido, su castigo será mayor. No demore, arrepiéntase y acuda Jesús, quien está dispuesto a perdonar sus pecados y darle vida eterna.


Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. (Mateo 7:13–14 RVR60)


62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram