• Cristian Vidal S.

Edifiquemos en Cristo



¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. (2 Corintios 6.16)

Luego de la caída financiera de 2008 en USA, en octubre de 2010 uno de los templos más espectaculares de Norteamérica, la afamada mega iglesia llamada "la Catedral de Cristal" se declaraba en banca rota; y era vendida en febrero de 2012 para convertirse en una propiedad más de la diócesis católica del condado de Orange, en el estado de California. Años de duro trabajo (desde 1955, hasta 2010), ofrendas y donaciones para construir un monumento al ego de un pastor, que no pudo calcular que el solo mantenimiento diario de ese magno elefante blanco era más caro que la construcción de esa estructura.


Es increíble la histórica obsesión de muchos por edificar templos, casas de oración, salones, etc.; ojalá todo ese esfuerzo hubiera sido para edificar a los creyentes, construir hospitales y albergues gratuitos, etc. Porque, según las escrituras, el único templo válido para la adoración a Dios -en el nuevo pacto-, es nuestro cuerpo. Todos los demás "templos" son solo costosos e inútiles lugares de reunión, espectáculo y comida.


Para Jesús, somos más importantes que una propiedad que se usa para reuniones.


edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. (Efesios 2.20–22)

Así que, obedezcamos a Dios y ¡edifiquémonos en Cristo!


54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram