• Alexis Sazo

Disposición a cambiar



Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho. (Isaías 1:19–20)


Hace décadas que las sociedades del mundo vienen quejándose de la sobrecarga de trabajo y del estrés que este produce en las personas. Muchos buscan formas de aliviar la tensión a través de masajes, spas, píldoras, yoga, ejercicio, etc. El fuerte deseo de reducir la tensión ha generado toda una industria tanto físicamente como online. Aunque lo más paradójico de todo esto es que las personas pagan para que eliminen sus problemas de estrés, pero no están dispuestos a cambiar su estilo de vida que lo genera. Pero independientemente de cuál sea el problema, nuestra respuesta como seres humanos es tratar los síntomas y no la causa.


Solucionar síntomas externos no cambia lo que genera el problema. Nada conseguimos, por ejemplo, con mostrar una apariencia de santidad cuando estamos deslizándonos espiritualmente; de dar la apariencia de estar bien cuando no lo estamos, o con «modificar» todo lo que otros puedan ver. Tratando así los síntomas externos. Acerca de esto, el Señor le dijo a los religiosos de la época:


​​¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad. (Mateo 23:27–28)


La actividad religiosa no sustituye a un corazón obediente, hermanos. Con la ayuda de Dios –y un corazón dispuesto a obedecer– podemos eliminar verdaderamente los problemas de raíz y no únicamente los síntomas. Seamos honestos delante de Dios, confesemos nuestros pecados y dispongamos en nuestros corazones a cambiar y a obedecer con fidelidad al Señor.


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram