• Alexis Sazo

¿De quién es el mérito?



Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. (Jeremías 9.24 RVR60)

Chris Langan tiene un coeficiente intelectual superior al de Albert Einstein. Moustafa Ismail tiene bíceps de casi 80 centímetros de diámetro y puede levantar 270 kilos. Se estima que Bill Gates tiene miles de millones de dólares. Los que tienen habilidades o posesiones extraordinarias pueden verse tentados a valorarse más de lo que deberían. Pero no hace falta ser increíblemente inteligentes, fuertes o adinerados para querer atribuirnos el mérito de nuestros logros. Cualquier hazaña, grande o pequeña, genera la pregunta: ¿De quién es el mérito?


Durante un tiempo de juicio, Dios les habló a los israelitas mediante el profeta Jeremías, y les dijo: «No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas» (Jeremías 9:23). En cambio, «… alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme…» (v. 24). El Señor quería que su pueblo valorara su persona y su excelencia sobre todo lo demás.


Si permitimos que los elogios alimenten nuestro ego, olvidamos que «toda buena dádiva […] desciende […] del Padre…» (Santiago 1:17). Es mejor darle la gloria a Dios; no solo porque esto protege nuestro corazón del orgullo, sino también porque el Señor lo merece. Él es Dios, el único que «hace cosas grandes […] y maravillas sin número» (Job 5:9).


— JBS

Nuestro Pan Diario


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram