top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Cuando otro creyente te hiere



Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. (1 Pedro 2:24)


¿Cuál es la base para no guardar rencor contra los hermanos y hermanas cristianos que se arrepienten? Porque nuestra indignación moral, debido a una terrible ofensa hecha contra nosotros, no se evapora solo porque el ofensor sea cristiano. De hecho, podemos sentirnos aún más traicionados. Y un simple «lo siento», a menudo parecerá totalmente desproporcionado al dolor y la fealdad de la ofensa.


Pero en este caso estamos tratando con otros cristianos, y la promesa de la ira de Dios contra nuestro ofensor no se aplica, porque «ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús» (Romanos 8:1). Y también dice: «Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo» (1 Tesalonicenses 5:9). Entonces, basados en esto, aquel hermano que nos ofendió, ¡parece que se saldrán con la suya! Pero ¿a dónde nos dirigiremos para asegurarnos de que se hará justicia? Porque el cristianismo no es una burla a la gravedad del pecado.


La respuesta la hallamos cuando miramos a la cruz de Cristo. Todos los males que han sido hechos contra nosotros (en este caso por otros creyentes) fueron pagados con la muerte del Señor Jesús. Esto está implícito en el simple, pero asombroso, hecho de que todos los pecados, de la totalidad del pueblo de Dios, fueron puestos sobre Jesucristo, tal como dice en el profeta Isaías: «mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros» (Isaías 53:6).


El sufrimiento de Cristo fue el verdadero castigo —y recompensa de Dios— por cada dolor que alguna vez hemos recibido de un hermano en la fe. Por lo tanto, el cristianismo no hace la luz del pecado, no añade insulto a nuestra herida. Por el contrario, toma los pecados que se han cometido contra nosotros tan en serio que, para corregirlos, Dios dio a su propio Hijo a sufrir, más de lo que podríamos hacer sufrir a cualquiera por lo que nos han hecho.


Así que, si seguimos guardando rencor contra un creyente, estamos diciendo que, en efecto, la cruz de Cristo no fue una recompensa suficiente por los pecados de su pueblo. Y esto es un insulto a Cristo y su cruz, uno que no quieres hacer.


Autor: John Piper.


53 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


bottom of page